AREATZA » Una pequeña villa medieval pie de del monte de Gorbeia

Cuando somos niños, todos tenemos un cuento de fábula preferido, y construímos nuestro pueblito de sueños, pero te comento que ese pueblo existe. Sí, existe en el País Vasco, en la zona centro-sur de la Provincia de Vizcaya, y se llama Areatza.

También se le conocía como “Villaro” o “Arenaza”, y pertenece a la Merindad de Arratia.

Esta auténtica villa medieval, guarda en sus entrañas un exquisito tesoro urbanístico, por lo que se le ha otorgado el título de Conjunto Monumental.

¿Por qué visitar Areatza?

No existe un poblado más hermoso que Areatza, al pie de una de las montañas más altas de Vizcaya, el monte Gorbeia. Por sus calles discurre el río Arratia, a cuyas orillas se fueron construyendo las primeras casas, donde todo transcurre sin prisa, igual que a los inicios del tiempo.

Su centro histórico se mantiene intacto, con su encanto especial, y qué decir de su entorno natural, donde reina la paz y la tranquilidad.

Monumentos y sitios de interés

Conocer el pueblito de Areatza y transitar por sus calles es muy fácil, ya que es muy pequeño y su trama urbana es de lo más típico de las villas medievales.

Sus más importantes edificaciones y monumentos se ubican en alguna de las 2 calles principales que lo conforman.

Es así que buscamos la Plaza Gudarien, donde ubicamos el edificio del Ayuntamiento y posiblemente la edificación más antigua, el Palacio de Gortázar o Riscal, residencia aristocrática del Siglo XVI.

De esta edificación resaltan los restos de una pintura o mural que cubrían su fachada. A pocos pasos veremos la Fuente de la Alcachofa, probablemente erigida en el año 1850, y que la hace punto de referencia para los vecinos de esta villa.

Algunas de las llamadas Casas barrocas de Areatza, un hermoso pueblo de Vizcaya, se articulan frente a esta peculiar Fuente.

Encontramos la Casa Consistorial, hermosa obra del Siglo XIX cuya parte trasera se orienta hacia la ribera del rio. Previamente funcionó como cuartel y como institución educativa.

Para conocer de la arquitectura civil, pasaremos frente a la Casa Gudarien Plaza 1, y en la cual resaltan sus balcones de hierro forjado.

Por la Calle Bekokalea, iremos viendo algunas de esas construcciones antiguas, de estilo barroco; en esto resalta la Casa Nro 7 cuya data la pone en el Siglo XV, y es de gran valor histórico y arquitectónico.

Luego visitamos la Iglesia de San Bartolomé, preciosa obra en piedra, con una larga torre que remata en una cruz de hierro, y cuyo interior resguarda un órgano muy antiguo, además de retablos y figuras de la época renacentista.

Otros lugares de Areatza que debes conocer

En el casco histórico seguimos recorriendo hasta encontrar el Palacio Guardamino, una edificación original del Siglo XVII, ubicada en la Calle Errukiñe, y donde resaltan los detalles barrocos de su fachada.

Cerca también se encuentran las instalaciones de un antiguo matadero, que data del Siglo XIX.

La Casa Mudéjar, o la casa Nro 2 de la Calle Errukiñe, también  nos muestra su peculiar fachada decorada con motivos florales.

Otro lugar interesante es la Casa Bolibar, ubicada en la Calle Askatasun, y al frente de ésta, la Ermita de la Piedad.

Asimismo pasamos por la Casa Torre de Ugunaga, en el barrio del mismo nombre; es una residencia del Siglo XVI con forma totalmente cuadrada, probablemente usada como casa militar.

Al estar ubicada la hermosa villa de Areatza, al pie de del monte de Gorbeia, los amantes de la naturaleza tendrán derecho a explorar estas áreas, como por el paseo de Karpo, para practicar senderismo o actividades de montaña.

Es una de las zonas más lindas de todo este entorno, y el Centro de Interpretación nos aporta una buena idea sobre los paisajes y recursos naturales de este fantástico paraje natural.

Festividades y Gastronomía y en Areatza

La participación de los vecinos de Areatza en sus festividades son notorias durante las Fiestas de Santa Cruz y Karpo, las cuales se celebran durante el mes de mayo. En julio es tradicional subir al monte de Gorbeia para disfrutar de las Fiestas de San Ignacio, y los jóvenes pueden acampar en esta zona, sólo durante esta festividad.

Y en agosto, las alegres fiestas de San Bartolomé, se destacan por el desfile de carrozas y los tradicionales fuegos artificiales.

La gastronomía de este precioso poblado es ancestral, entonces debemos probar la pamintxa, un pan que se hace en hornos a leña, al igual que la Mokotsa, pan con un huevo en el centro, tradicional de la época de Pascua.

Los bizcochos Guardiacivil, son unos ricos dulces mañaneros, elaborados con recetas del Siglo XIX, y que todavía se pueden conseguir, así como el dulce de cuajada, sólo cuando es temporada.

La nostalgia invade nuestros corazones y nuestra alma, cuando abandonamos el fantástico poblado de Areatza.

Su espectacular ambiente natural, rodeado del monte de Gorbeia, esas entrañables calles y casas de piedra que vieron la luz del día hace centurias, y la tranquilidad y paz de lo que era la “Villa de Haro”, nos dejan como enseñanza que no hay nada mejor que vivir a la manera de estos caseríos, con el típico sabor vasco.


¡Comparte!