DAIMIEL » Disfruta del encanto de esta villa fascinante

En un lugar de Castilla-La Mancha, existe un poblado que en el pasado remoto se le conocía como “pueblo de las brujas”, pero que hoy es un encantador lugar: Daimiel, hermoso nombre para una fascinante villa.

Se le puede calificar como una de las localidades más bonitas de Ciudad Real, por sus atractivos monumentos, singular entorno natural, y por las huellas que las diversas culturas dejaron acá.

¿Por qué visitar Daimiel?

Existen muchas razones que invitan a conocer y disfrutar de este singular poblado. Los ríos Guadiana y Azuer, riegan los campos llenos de viñedos que circundan esta pequeña ciudad.

Al ser uno de los más antiguos lugares poblados en la región, cuenta con extraordinarios yacimientos arqueológicos, así como bellísimas edificaciones, unas antiguas y otras no tanto, producto del crisol de culturas que hicieron vida aquí.

Y además, tiene el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, que protege su “humedal” de profunda belleza, donde podemos observar las diversas aves que tomaron como hogar este lugar.

Monumentos y sitios de interés

Empezamos a conocer nuestro precioso pueblo llegando hasta la Iglesia de Santa María la Mayor. Este Monumento de Interés Cultural del Siglo XIV, ha sufrido múltiples restauraciones hasta llegar a su belleza actual.

En su interior se protege la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración, así como la lápida donde se dió sepultura al Barón de Eroles, en 1825.

De aquí nos dirigimos hacia la Plaza de España, lugar de encuentros desde el Siglo XVI, cuando era conocida como la “Plaza de los Portales Blancos”. Allí se ubica el edificio del Ayuntamiento, y un ícono para los daimieleños: el olivo multicentenario sembrado por los musulmanes.

Luego de disfrutar de esta hermosa Plaza, nos vamos caminando hasta la Iglesia de San Pedro Apóstol, emblemático templo, que desde el año 1600 nos muestra una sobria fachada y una elegante Torre–Campanario.

En su interior, increíblemente iluminado, destacan las imágenes del “Cristo del Sepulcro”, así como el “Cristo de la Columna”.

A una cuadra hacia el norte, se encuentra el Museo Comarcal de Daimiel, un entrañable pueblo de Ciudad Real. En él conoceremos, cómo se han desarrollado la vida y costumbres de este poblado, hasta nuestros días.

Mención aparte merece el homenaje que se hace a Miguel Fisac, Juan D´Opazo y Vicente Carranza, ilustres ciudadanos daimieleños.

Y para completar esta ruta circular, nos encaminamos al sur de la Plaza de San Pedro, y a pocas calles nos paramos frente a la Ermita de San Roque, otra importante pieza del patrimonio que engalana a esta preciosa villa desde el Siglo XVI.

Otros lugares de Daimiel que debes conocer

Todavía existen muchos espléndidos lugares para visitar, así que acudimos al Centro de Interpretación del agua y los humedales, y también pasamos por el Teatro Ayala, al igual que cerca de la Ermita del Cristo de la Luz.

De la misma manera, nos acercamos hasta la Ermita de San Juan, así como al Convento de la Paz o el Convento de las Mínimas de San Francisco.

Saliendo de la villa se encuentra la Venta de Borondo, una singular construcción de la antigua arquitectura popular, a la cual se hace referencia en El Quijote.

En las afueras, más o menos a 12 Km de esta localidad, hallamos el Santuario Virgen de las Cruces, donde se venera a la imagen negra de la Patrona de Daimiel.

No podemos dejar de conocer el yacimiento prehistórico Motilla de Azuer, el lugar arqueológico más importante de la Edad de Bronce, una edificación formada por espacios fortificados, construídos de manera concéntrica, donde probablemente se almacenaban alimentos y agua; además, allí se han encontrado restos de viviendas, así como fosas de enterramiento.

Y finalmente, debemos acudir a disfrutar de el Parque Nacional de las Tablas, único humedal en Europa, y todo un ecosistema de valor incalculable para el planeta, que domina las llanuras manchegas. Nos deleita observar las diversas aves que acá nidifican, así como la flora característica.

Fiestas y Gastronomía en Daimiel

La festividad a la cual acuden miles de turistas y vecinos en Daimiel, es la relacionada a la Semana Santa, donde las antiquísimas Cofradías participan activamente en la Pasión y Muerte de Jesús. De hecho está declarada como “Fiesta de Interés Turístico Regional”.

Curiosamente las Romerías en honor a la Patrona, La Virgen de las Cruces, se realizan en 3 momentos del año, a saber, en mayo, junio y septiembre. Igualmente se celebra la Fiesta de la Sartén en el mes de junio, y para septiembre tendremos la Fiesta del Olivo milenario.

Cada vez que disfrutamos de las visitas o festividades, también nos acomodan el paladar con los platillos de la cocina autóctona, donde resalta el pisto manchego, así como los derivados del cerdo, o productos de la caza, los cuales se acompañan con los vinos de la zona.

Para el postre, nos invitan a probar las roscautreras y las rosquillas.

Daimiel se puede considerar “Tierra del Quijote”, donde las grandes oportunidades de vivir se hicieron sentir en el pasado, y continúan hasta nuestros días. La inmensa cantidad de bienes materiales e inmateriales que aquí se encuentran, son un auténtico viaje hacia tiempos remotos.

Volveremos a pasear por estos campos y calles, ya que nos quedó mucho por conocer.

Calificación del lugar

0
0,0 valoración
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Opiniones

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

➜ Añadir tu opinión sobre este lugar


Otros lugares turísticos cercanos



¡Comparte!


ALOJAMIENTOS EN DAIMIEL