ICOD DE LOS VINOS » Un encantador enclave del archipiélago canario

Entre los destinos turísticos de mayor atractivo que hay por ver en Tenerife, conviene mencionar a Icod de los Vinos, uno de los pueblos más bonitos del archipiélago canario, donde es posible disfrutar de hermosas playas, una interesante historia y lo mejor de la gastronomía isleña.

Si quieres saber qué te depara un viaje por estas tierras, te invitamos a conocer qué ver y qué hacer en Icod de los Vinos, un pueblito tinerfeño con encanto de sobra.

¿Por qué visitar Icod de los Vinos?

Ubicado al noroeste de la isla de Tenerife, Icod de los Vinos es un verdadero paraíso, cuya visita no tiene desperdicio. Posee un paisaje excepcional, con vistas increíbles al pico más alto de España, conocido como el Teide, además de cálidas playas para el descanso y el disfrute.

Asimismo, posee espacios naturales de un atractivo sinigual, algunos de los cuales forman parte del Parque Nacional del Teide, del Parque Natural de la Corona Forestal y del Paisaje Protegido de los Acantilados de la Culata, sin mencionar que es la cuna del complejo subterráneo de la Cueva del Viento-Sobrado, el cual está considerado como el mayor tubo volcánico de la Unión Europea.

Pero más allá de ello, Icod de los vinos es conocido por el valioso patrimonio histórico y artístico de su casco antiguo, el cual fue declarado Bien de Interés Cultural, dada su enorme importancia. Sin embargo, el monumento de mayor trascendencia para esta localidad es, sin duda, su Drago Milenario (Dracaena draco), un enorme ejemplar de drago que, se cree, tiene aproximadamente unos 800 años de edad, también declarado Monumento Nacional.

Por supuesto, no podemos olvidar entre los alicientes para ir de visita por esta villa tinerfeña a su exquisita gastronomía, de la que destacan los pescados frescos de la zona, así como los vinos y quesos artesanales.

Como puedes ver, motivos no faltan para ir de viaje por Icod de los vinos, un pueblo de Tenerife perfecto para el turismo.

Monumentos y sitios de interés

Conocida como la “Ciudad del Drago Milenario”, Icod de los Vinos es cuna del famoso Drago Milenario, declarado Monumento Nacional en 1917. El ejemplar se encuentra en el Parque del Drago, desde donde además se puede apreciar una vista fantástica del Teide y un precioso jardín botánico con cientos de especies autóctonas del archipiélago canario.

Por otro lado, en el casco histórico de la localidad, es posible encontrar numerosos edificios y plazas, como la Plaza Andrés de Lorenzo Cáceres, ubicada en las cercanías del Parque del Drago, en la que tiene lugar la Iglesia de San Marcos Evangelista construida en el siglo XVI.

También en el casco antiguo se encuentran la Casa de los Cáceres, antigua residencia de Lorenzo Cáceres, la Plaza de la Constitución, también llamada Plaza de la Pila, y el Convento de San Francisco, actual sede de la Biblioteca Municipal de la localidad.

A estos monumentos se suman muchos otros, como la Casa-Museo de Emeterio Gutiérrez Albelo, la Iglesia San Agustín, la Capilla de los Dolores, la Ermita de San Antonio de Padua, la Ermita de las Angustias y la Ermita del Amparo.

Otros lugares de Icod de los Vinos que debes conocer

Además de los monumentos y sitios de interés que antes mencionamos, conviene acercarse a la costa para hacer una visita a la Cueva del Viento, la cual corresponde a un tubo volcánico que ocupa el quinto lugar en la lista de los más largos del mundo.

Para finalizar, en caso de que te apetezca tomar un refrescante baño, nada como visitar la playa de San Marcos, una bonita playa de arenas negras, cuyo nombre proviene de la imagen de San Marcos Evangelista que es venerada en la iglesia del mismo nombre.

Festividades y gastronomía en Icod de los Vinos

Entre las principales fiestas que tienen lugar en Icod de los Vinos se encuentran la fiesta de San Antonio Abad, el 17 de enero, la semana santa, las fiestas patronales en honor a San Marcos Evangelista, el 25 de abril, las fiestas de la Cruzfecha, el 3 de mayo, y la festividad de San Andrés, el 30 de noviembre.

Por otro lado, en cuanto a la gastronomía del pueblo, es fundamentalmente canaria, por lo que no faltan los pescados frescos de la zona, como las salemas, las bogas y la “vieja”, acompañados con mojo y papas arrugadas y con un buen vino artesanal.

De su repostería, destacan dulces como el arroz a la miel, el bienmesabe, los piononos y la leche asada, entre otros.

Como te darás cuenta, Icod de los Vinos es uno de los pueblos con más encanto de la isla de Tenerife, pues comprende un rico patrimonio natural y arquitectónico, además de atractivas tradiciones y una sabrosa gastronomía canaria que, en conjunto, cautivan al turista.


¡Comparte!