CALACEITE » Conoce este pequeño e interesante pueblo medieval

La provincia de Teruel alberga lugares interesantísimos y de una belleza sinigual, donde el turismo rural es toda una experiencia. Ejemplo de ello es Calaceite, un bonito pueblecito rico en historia, cultura y paisajes, en el que merece la pena pasar unas vacaciones o unos auténticos días de escapada.

Si aún no has ido allí, te invitamos a descubrir qué ver y qué hacer en Calaceite, un atractivo destino turístico para conocer en la comunidad de Aragón.

¿Por qué visitar Calaceite?

Perteneciente a la comarca de Matarraña, a pocos kilómetros de la frontera catalana, se encuentra Calaceite, una preciosa localidad rural, rodeada de parajes naturales de gran belleza, destacándose la Vía Verde y los numerosos senderos y rutas que pueden hacerse bien sea a pie o en bici.

Cuenta con un interesante casco urbano, declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico-Artístico en 1973, en el que se alzan multitud de casas y rincones que comprenden el patrimonio arquitectónico del pueblo; y es que en un recorrido por sus calles, no faltan los monumentos y sitios de interés para admirar, incluyendo algunas ermitas, iglesias, plazas y museos.

Sin embargo, más allá de su entorno natural y de su patrimonio monumental, Calaceite es famoso por su cultura y sus tradiciones, así como por la sabrosa comida que se sirve en los mesones de sus restaurantes y bares, basada en los productos de la tierra y aderezada con el aceite de oliva con D.O. Bajo Aragón.

Sin duda alguna, hay más de un motivo para ir de visita por Calaceite, un pueblo de Teruel que conviene visitar para disfrutar del turismo rural.

Monumentos y sitios de interés

De la lista de monumentos y sitios de interés del pueblo, llaman la atención la Plaza de España, considerada el centro neurálgico de la localidad, el edificio del Ayuntamiento, de estilo renacentista y del siglo XVII, la Font de Vila, de estilo gótico y del siglo XII o XIV, y la Bassa o balsa, antiguamente utilizada para recoger el agua de lluvia y abastecer a la población.

También interesantes son la Iglesia Parroquial de la Asunción, de estilo barroco y del siglo XVIII, la Capilla de San Roque, de estilo renacentista y del siglo XVII, el Portal de Orta y Capilla de San Antonio, y el Portal de Maella y Capilla de la Virgen del Pilar, además de algunas ermitas, como la de Santa Ana y la de San Cristóbal y del Calvario.

Finalmente, de su casco urbano, destacan algunas calles como la Calle Maella, la Calle Mayor y la Plaza de los Artistas, además de algunas casas como la Casa Natal de Juan Cabré y la Casa taller Teresa Jassà.

Otros lugares de Calaceite que debes visitar

El patrimonio arqueológico de Calaceite también es digno de resaltar, con interesantes poblados ibéricos como el de San Antonio, el de Tossal Redó y el de Els Castellans.

Por si fuera poco Calaceite también cuenta con un interesante museo cuya visita está bien recomendada. Se trata del Museo Juan Cabré, en el que se muestra una importante colección arqueológica, fotografía antigua y utillaje antiguo de labranza, y donde además se llevan a cabo exposiciones temporales de pintura.

No debemos olvidar el precioso entorno natural de la villa, con su atractiva Vía Verde y las numerosas rutas señalizadas para senderistas y ciclistas, como el Camino de Mazaleón-Calaceite y el sendero Calaceite-Ermita de San Pol de Arenys.

Festividades y gastronomía en Calaceite

Esta villa turolense celebra numerosas fiestas y eventos año tras año, y entre las más importantes se cuentan la Fiesta de San Antonio, el 17 de enero, la Fiesta de San Cristóbal, celebrada el fin de semana más próximo al 10 de julio, y las Fiestas de Agosto, celebradas para conmemorar a la Asunción de María, el 15 de agosto, a San Roque, el 16 de agosto, y a los Santos Placito y Reparata, el 17 de agosto.

Por otro lado, en lo que respecta a su cocina tradicional, destacan platillos típicos como la cassolada, un arroz acompañado con tordos y costillas de cerdo, la cassolada de l’hort, a base de verduras del huerto y caracoles, el cóc en primentró, que es una pizza típica de la región, hecha con tomates, pimientos y atún, y el fesols en sardina, que son judías blancas con arenque.

De su repostería, destacan los dulces a base de almendras, como los amelats, las rosquilletes y los secalls, además de los mantecados, preparados con manteca de cerdo, las panadetes, rellenas con cabello de ángel, y el cóc en mel, preparado con miel y aceite de oliva con D.O. Bajo Aragón.

Como habrás podido apreciar, Calaceite es uno de los pueblos más bonitos e interesantes de Teruel, pues su oferta turística es bastante amplia y completa, ofreciendo paisajes, historia, cultura y exquisitos sabores para disfrutar.


¡Comparte!