SAX » Un pueblo encantador con mucha historia que contar

Se nos ha ocurrido visitar la Comarca del Alto Vinalopó, en la Provincia de Alicante; ya sabemos de qué vamos: a buscar un pueblo con historia y Castillo incluído, así que apuntamos hacia Sax.

Este pintoresco espacio rural nos ofrece unas calles moriscas muy empinadas, con encantadoras casas antiguas, un hermoso espacio natural, y mucha arquitectura.

¿Por qué visitar Sax?

El pueblo, muestra con orgullo y encanto su pasado medieval y sus prodigiosas instalaciones arquitectónicas. Nosotros, sempiternos enamorados de los Castillos, pasaremos a visitar esta joya, así como las curiosidades que guardan las añejas calles de Sax.

Es un lugar pequeño, pero vamos a llenarnos de la belleza del Paraje Natural de La Torre, o del paisaje de El Plano, y así conocer mejor toda la explanada que dominan estos bosques de pino.

Prepara la mochila, que Sax nos espera.

Monumentos y sitios de interés

Dejamos el coche en el aparcamiento de la Calle Lavadero, y llegamos a la Plaza Mayor, también nombrada de la Constitución, pequeña pero acogedora, con lugar para que los peques jueguen mientras nos refrescamos con una cañita.

Allí veremos el Ayuntamiento, y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción; levantada en el Siglo XVI, guarda en su interior una hermosa decoración, y está dedicada a la Patrona de la villa de Sax, un pueblo de Alicante.

Caminamos un poquito, y en el Nro 29 de la Calle Mayor, veremos curiosamente el Escudo de la Inquisición en una vivienda del Siglo XVIII, probablemente la más antigua de esta ciudad. En ella vivía Don José Torreblanca, Comisario del Santo Oficio de la Inquisición.

Al lado, está el Museo Alberto Sols, en lo que fue la casa natal, y se expone gran documentación sobre la historia de la bioquímica y el legado de este importante científico.

Si continuamos nuestro camino por las calles empinadas llegamos a la Ermita de San Blas, curiosamente construída a los pies del Castillo, en el Siglo XIII. Tiene una bella fachada y unas solemnes puertas de madera, amén de un pequeño campanario. Custodia la imagen del Patrón de Sax.

Desde este lugar, elevamos la vista para ver el imponente Castillo, elevándose sobre un enorme peñasco.

Subimos por unas escaleras dispuestas a tal fin, por la cara más agreste de esta roca, para llegar a nuestro objetivo: el Castillo de Sax, gran fortaleza que defiende a toda la población y alrededores.

Del mismo, hay sectores en ruinas, y otras se han recuperado para mostrar su esplendor; así iremos por pasadizos, escaleras, espacios cerrados, hasta llegar a la cima y desde allí tener una vista sensacional del pueblo y del Rio Vinalopó.

Otros lugares de Sax que debes conocer

Y asi, regresamos al casco histórico de nuevo, buscamos la ruta para conocer otra curiosidad: la casa de la carica, que se ubica en la Calle Aurora. Allí podemos reconocer una “cara” plasmada en la esquina de esta casa; se desconoce su data y su interpretación.

Bajamos por la Calle Gran Vía, hasta la Plaza Cervantes, continuamos callejeando y al final de esta ruta está el Parque de los Príncipes, hermoso y fresco espacio para el descanso bajo las ramas de los olmos negros que allí se encuentran.

En este rincón verde, buscaremos la Cruz de Término, auténtico elemento del patrimonio de Sax, anteriormente ubicado en la entrada de la villa.

De las áreas de esparcimiento natural, en las afueras vemos que El Plano, al nor-oeste de la ciudad, ofrece un espacio abierto, ideal para hacer picnic o acampar.

Igualmente disponemos de La Torre, paraje histórico con jardines, en el cual encontramos la Ermita de San Pancracio, templo del cual los sajeños son muy devotos.

Festividades y Gastronomía en Sax

Los actos festivos, exhaltan la devoción de los habitantes de este fascinante lugar hacia sus santos; es así que en febrero, las fiestas de Moros y Cristianos, se hacen en honor a San Blas, el Patrón de la ciudad, con desfiles y trajes de época.

Días después, Santa Eulalia, es la homenajeada, asi como en agosto Nuestra Señora de Asunción, Patrona de la villa.

Según tradición ancestral, todos los 26 de diciembre se celebra El Cabildo en la Plaza de San Blas, para resolver lo relativo a las fiestas de este Santo; este hecho ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial.

Igualmente populares y ancestrales son los platos que salen de los fogones, por lo que merecen mención especial el arroz y el conejo, así como el gazpacho sajeño. De dulce pedimos especialmente los rollicos de aguardiente.

El poblado de Sax, no se cansa de mostrar su enorme legado arquitectónico y cultural; fue un recinto inexpugnable hace centurias, pero hoy día se muestra satisfecho de compartir con el mundo lo irregular de sus lomas, y el pasado marcado a pulso en cada piedra y en cada casa medieval.

Resulta una delicia volver atrás en el tiempo, y descubrir todo lo que guarda esta hermosa localidad alicantina.


Otros lugares de turismo cercanos

Click para ver otros lugares cercanos que merece la pena visitar



¡Comparte!


ALOJAMIENTOS EN SAX