ALMANSA » Un interesante lugar de contrastes que te sorprenderá

Muchas de las localidades ubicadas en la zona más oriental de la Provincia castellano- manchega de Albacete, se dan el lujo de atesorar las reliquias más hermosas de todos los tiempos. Hoy dedicamos nuestro viaje a conocer una preciosa ciudad ubicada por estos lares: Almansa.

Situada en el Corredor de Almansa, esta fascinante localidad ubica su hermoso Castillo, declarado Monumento Nacional en lo alto de una roca, como debía ser.

A sus pies, la villa rinde culto a esta majestuosa estructura protectora, rodeándola con sus casas.

Su maravilloso casco histórico nos dejará con ganas de conocer mucho más, de ésta al parecer, una provincia dejada al olvido.

¿Por qué visitar Almansa?

El espectáculo de edificaciones que nos depara el mágico lugar de Almansa, nos dejará encantados con la visita, y por supuesto de querer más.

Como buen pueblo medieval, tiene su castillo, sus casas señoriales, historia, y además las enseñanzas de una cruel guerra que se libró en estas tierras, y que marcó un hito en la historia de España.

Vamos a colocarnos el cinturón de seguridad, y salgamos a Almansa, a conquistar con nuestros propios pies esta hermosa tierra de Castilla-La Mancha, misma que protege al “abuelo de los pantanos”.

Monumentos y sitios de interés

Al llegar a Almansa, nos vestimos con nuestros imaginarios trajes medievales y nos vamos a la Plaza de Santa María, en la cual disfrutamos de la Fuente de los patos, aunque en realidad el agua sale es a través de los picos de unos “gansos”.

Tenemos una excelente perspectiva del Castillo desde aquí, al cual accedemos subiendo unas empinadas escalinatas.

En el tope del cerro del Aguila, se ubica esta fastuosa construcción, muy bien restaurada, y cuyas bases se presupone fueron levantadas finalizando el Siglo XIII.

Su forma alargada y sinuosa, se debe a su adaptación a la meseta sobre la cual se erigió, y en sus alturas resalta, como queriendo tocar el cielo, la Torre del Homenaje, para dominar toda la llanura albaceteña.

El Marqués de Villeña, Don Juan Pacheco fue el que le dio el aspecto que se puede disfrutar ahora, y por ello su “escudo” se conserva en el Castillo.

Salimos del Castillo, bajamos las escalinatas, y al lado de la Oficina de Turismo se ubica el Museo Batalla de Almansa, en el cual podremos disfrutar de detalles, vestimenta e incluso piezas originales de la época y donde además, se nos explica cómo finalizó la Guerra de Sucesión, donde gana Felipe V de Borbón, y la manera cómo cambia España para siempre.

Regresamos caminando a la Plaza de Santa María y llegamos al Palacio de los Condes de Cirat, aunque los almanseños le llaman la Casa Grande. Su fachada es hermosa así como sus patios internos. Actualmente allí funciona el Ayuntamiento.

A pocos pasos, otra edificación nos deslumbra: la Iglesia Arciprestal de la Asunción, en la cual resalta su espectacular fachada, y en su interior se venera a la Virgen de Belén, Patrona de Almansa, un pueblo de Albacete.

Otros lugares de Almansa que debes conocer

Otro lugar que merece nuestra visita es el Convento de las Monjas Agustinas, ubicado en la Plaza San Agustín. A un lado se encuentra su Iglesia, en cuya fachada aparece la fecha “1704” que pudiera ser el año en que empezó a construirse.

Adjunto se encuentra el Palacio de los Enriquez de Navarra, obra construída durante el Siglo XVII; por el mismo han pasado personajes históricos, y hoy en día es residencia privada. Y al frente veremos la Casa de los Marqueses de Montortal, otra residencia privada edificada en el Siglo XVII.

A poco más de 10 kilómetros encontramos el Santuario de Belén, erigido en el Siglo XVII; en su interior alberga durante el verano a la Virgen, Patrona del pueblo, y luego regresa a la Iglesia de la Asunción. Su retablo es sumamente llamativo.

Finalmente, un paisaje espectacular es el Pantano de Almansa, donde se encuentra la presa más antigua de Europa. Es así que podemos disfrutar tanto del paisaje del pantano, como de la extensa flora y fauna de sus alrededores.

Festividades y Gastronomía en Almansa

Esta pujante ciudad, revive en sus Fiestas Patronales en honor a la Virgen de Belén, durante el mes de mayo. Se decoran las calles, y se realizan los desfiles de Moros y Cristianos, y en la Embajada Nocturna, se realiza el simulacro de la Reconquista en las adyacencias del Castillo.

Igualmente, de sus fogones sale una comida deliciosa, cuando los almanseños se esmeran en preparar sus platos típicos. Destaca el gazpacho de conejo y perdiz, el ajo mataero, los productos de caza, o el atascaburras.

En la dulcería, los pasteles Delicias de Almansa, son los preferidos.

El pueblo de Almansa, es un lugar de contrastes, donde las construcciones históricas pueden estar cerca de las nuevas fábricas; lo tradicional no compite con lo moderno, ya que todo se complementa sin dificultad.

Visitar este lugar, con sus habitantes simpáticos y afables, nos harán sentir como en casa.

Vale la pena perderse en sus calles disfrutar sus espacios verdes, y quedarse esperando el anochecer para deleitarnos con las espectaculares vistas hacia el Castillo más bonito de España.


¡Comparte!