MOGROVEJO » Una aldea montañesa con sabor a tradición

Nos gusta visitar pueblos con encanto y mucha magia, así que nos vamos a Cantabria, al norte de España, para encontrar a Mogrovejo, en el Valle de Liébana, un poco retirado de la capital, Santander. Un lugar idílico para desconectarse del bullicio y entrar en otro mundo.

Este núcleo medieval, ubicado a los pies de los Picos de Europa y rodeado de hermosos bosques, completa la estampa de este lugar declarado Conjunto Histórico.

¿Por qué visitar Mogrovejo?

Este espacio es absolutamente inimaginable. Al llegar y divisar el poblado con su hermoso telón de fondo, simplemente nos deja boquiabiertos. Es una villa que nunca supones que existe en este fascinante valle lleno de verdor.

Es un pequeño pueblo con un puñado de sencillas casas de piedra y menos habitantes, donde el silencio y la vida rural son los reyes del tiempo que se detuvo.

Monumentos y sitios de interés

Dejamos el coche en el parking y empezamos a caminar hacia la estructura más alta y quizá más antigua: la Torre de Mogrovejo, todo un complejo en ruinas.

Se puede decir que la Torre, como cascarón vacío y con sus 20 metros de altura, escudriña el horizonte desde el Siglo XIII, junto a la ladera de los “Picos de Europa”.

El complejo, levantado por el linaje de los Mogrovejo, está cercado por muros que contiene también los restos de una casona, remodelada en el Siglo XIX y una capilla erigida en el Siglo XIV. Desafortunadamente no se puede visitar, así que nos conformamos con verla desde la distancia.

Callejeando llegamos a la villa, donde sus casas, con el tradicional estilo de montaña, están llenas de piedra con historias de antaño.

También veremos las casonas, edificaciones un poco más elaboradas, pero igualmente sencillas y austeras en su decoración externa. Destacándose entre ellas la Casa de Vicente de Celis, probablemente la única residencia que aún conserva en su frente el escudo de la Familia Estrada y que data del Siglo XVI.

Así llegamos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, aunque su nombre original era Nuestra Señora de Luarna. Es pequeña y sencilla, pero de todas formas llama nuestra atención, así como el retablo que se encuentra su Altar Mayor.

Continuamos disfrutando de la soledad de Mogrovejo, un singular pueblo de Cantabria, y nos damos cuenta que caminando por el Callejón de las horneras, algunas de sus casas añejas cuentan con los antiguos hornos de leña; igualmente descubrimos algún hórreo o viejo granero.

Asimismo, resulta curioso visitar el Museo de la Escuela, espacio rescatado para mostrar cómo eran las antiguas instituciones educativas rurales, con escritorios de madera y el material con el que contaban los maestros en aquellas épocas.

Otros lugares de Mogrovejo que debes conocer

Este fantástico pueblo de ensueño, no cuenta con grandes estructuras civiles o religiosas que ocupen sus pocas callejuelas, pero solamente recorriendo sus calles descubrimos rincones estupendos.

A cualquier lugar que echemos la mirada, en las praderas veremos vacas o caballos pastando, y eventualmente algún grupo de ovejas paseando a sus anchas, por lo cual la vista es realmente deliciosa.

Pero de aquello que no perdemos ojo es de los atrayentes Picos de Europa, que se muestran en su lado oriental.

Desde el precioso pueblo de Mogrovejo, parten algunas rutas como la Ruta bajo los Picos, durante la cual nos adentramos en los bosques mágicos de esta región, repletos de melojos.

En las cercanías del Rio Deva, se encuentra la Peña de Sierra Sagra, considerada como “zona especial de protección de aves”.

Todo el Valle de Liébana se considera “lugar de importancia” al formar parte de el Parque Nacional de los Picos de Europa.

También podemos visitar los caseríos cercanos como Redo, Camaleño o Tanarrio.

Mapa con los lugares que visitar en Mogrovejo



Festividades y Gastronomía en Mogrovejo

Los pocos habitantes de Mogrovejo se alegran al celebrar en el mes de agosto, su fiesta más importante dedicada a la Virgen de la Asunción.

No obstante, durante el mes de mayo conmemoran a la Patrona de Liébana, en la Procesión de la Santuca, y para el mes de julio todos los vecinos de los caseríos cercanos acuden a la Ermita de la Virgen de la Luz, en las praderas de Áliva, y participan en las fiestas de la Virgen de la Salud.

Los fogones de este precioso lugar, se llenan con olores y sabores que vienen de productos de la tierra y de la matanza. Su plato estelar es el cocido lebaniego, contundente comida que se sirve en distintas tandas.

Primero, la sopa, luego los garbanzos con repollo, para rematar con los derivados del puerco: morcilla, tocino, chorizo y jamón, entre otros.

Otro producto delicioso que debemos probar son los quesos de la zona; se comenta que son exquisitos.

Lo mejor que nos ha ocurrido en Mogrovejo fue disfrutar de la tranquilidad y el silencio que aquí se vive y respira. Los prados y campos, así como el fascinante entorno natural nos invitan al descanso y la reflexión. Ya sabemos que para cargar pilas, esta villa nos espera siempre.

Cómo llegar a Mogrovejo




Calificación del lugar

0
0,0 valoración
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Opiniones

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

➜ Añadir tu opinión sobre este lugar


Otros lugares turísticos cercanos



¡Comparte!


ALOJAMIENTOS EN MOGROVEJO