SAN VICENTE DE LA BARQUERA » Un destino imperdible

Al planificar tu escapada para el norte de España, no dejes de acudir a la Provincia de Cantabria, a perderte en un fascinante pueblo: San Vicente de la Barquera, villa que se debate entre el Mar Cantábrico y el Parque Natural de Oyambre.

Tiene de telón de fondo los Picos de Europa, y sus habitantes tienen costumbres tan ancestrales como el poblado mismo.

Sus antiguas y magníficas construcciones, guardan toda la esencia del Medioevo entre sus curtidas piedras. El agua está presente aquí en forma de ríos y arroyos, en el Camino Jacobeo.

¿Por qué visitar San Vicente de la Barquera?

Más que envidiable, la ubicación de San Vicente de la Barquera es excepcional; parece un pueblo escondido abrazado por una pequeña bahía, lo cual lo hace sumamente atractivo.

Es pequeño, pero sus monumentos son extraordinariamente hermosos, y le dan un halo de magia, misterio y nostalgia. Se encuentra a unos 50 kilómetros de la capital de la provincia, Santander.

Además es un excelente punto para visitar sus espacios naturales y otros pueblos cercanos.

Vamos a ver con qué nos sorprende San Vicente de la Barquera, un entrañable pueblo de Cantabria.

Monumentos y sitios de interés

Al llegar a este hermoso poblado, resulta imposible no ir a caminar por el Puente de la Maza, extraordinaria obra que se empezó a construir en el Siglo XV, sobre el anterior que era de madera.

Sus 28 ojos y más de 500 metros de longitud se reflejan en las aguas, mientras cuenta la leyenda que si lo cruzas sin respirar, tus deseos se harán realidad.

Y encaramado sobre una roca, en la Bahía de San Vicente, se ubica el bellísimo Castillo del Rey, construido en el Siglo XIII, con carácter de defensa.

Resalta la Torre del Homenaje, y en su interior alberga un museo, además de ser centro cultural. Desde sus alturas tenemos unas vistas fantásticas de la naturaleza que rodea este precioso lugar.

Caminando y disfrutando de las calles de la Puebla Vieja y su brisa refrescante, llegamos al Palacio de la familia Corro. Edificado como hospital en el Siglo XVI por el Inquisidor Antonio del Corro, hoy alberga las oficinas del Ayuntamiento.

Todavía se puede ver el escudo de la familia en su fachada.

Al frente está la Torre del Preboste, adosada a la antigua muralla, y que protegía el acceso al poblado por la Puerta de la Barrera. Tuvo varios usos: oficina para recaudar impuestos en la Edad Media, cárcel de la villa, y ahora como Sala para exposiciones.

Al final de esta calle veremos la Iglesia de Santa María de los Ángeles, que se yergue espléndida sobre una roca, dominando todo el paisaje desde el Siglo XIII, cuando se inicia su construcción.

En el interior nos cautiva la imagen del “Ángel marinero”, en lo alto, igualmente, las “tumbas” que se encuentran bajo el suelo de madera, así como la escultura funeraria de Antonio del Corro.

Otros lugares de San Vicente de la Barquera que debes conocer

En las adyacencias de la Iglesia, ubicamos las ruinas de lo que fue el hospital de la Concepción, cuya construcción del Siglo XIV ya cayó en desgracia y sólo apreciamos algunas paredes externas. También fue conocido como hospital de Peregrinos.

Si cruzamos el antiguo puente, estaremos llegando a la Capilla de la Virgen, que desde el Siglo XV acompaña a los pescadores en su faena. Se encuentra en un espacio incomparable, muy cerca del mar y con un hermoso jardín muy bien cuidado.

Los barcos que pasan frente a ella, tocan sus sirenas para pedir protección.

Al sur del poblado de San Vicente de la Barquera, veremos como el musgo y la vegetación se abrazan a las ruinas de lo que se llamó el Convento de San Luis. De aquello que fue una gran obra del Siglo XV, sólo las ruinas nos cuentan de su ancestral belleza.

Y también vamos a disfrutar de las playas, siendo las más cotizadas la Playa del Tostadero, así como la Playa del Puntal o la Playa de Merón. Y si es por naturaleza, el Parque Natural de Oyambre ofrece todo un ecosistema de rías, acantilados, pequeños bosques y gran variedad de aves.

Festividades y gastronomía en San Vicente de la Barquera

La tradición marinera se refleja en las actividades que disfrutan los barquereños; entre sus fiestas más notables tenemos que en enero arrancan con la feria ganadera y San Vicente Mártir.

A finales de abril se celebra La Folía, en honor a la Virgen de la Barquera, y para septiembre, en El Mozucu, obsequian a los asistentes diversos platos de la cocina tradicional, destacándose entre ellos el popular “sorropotún”.

De igual forma, la gastronomía está marcada por los productos frescos que salen del mar, tales como pescados y mariscos en diversas preparaciones, siendo el plato típico el sorropotún, y dentro de la dulcería la pejina es la más solicitada.

La cornisa cantábrica nos reserva la preciosa estampa del pueblo marinero de San Vicente de la Barquera. Disfrutamos recorriendo sus encantadores edificios medievales, y de las playas teñidas con los colores de las barcas. También podemos disfrutas de todas las playas de Cantabria, pues la costa Cántabra tiene una fama que se ha ganado a pulso, oleaje, bellas aguas y paisajes.

La paz y tranquilidad que todavía se respira acá, a pesar de ser destino turístico natural, nos deja con la sensación de nuestro pronto regreso, para perder la mirada en el horizonte que también nos dibujan los Picos de Europa.

Calificación del lugar

0
0,0 valoración
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Opiniones

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

➜ Añadir tu opinión sobre este lugar


Otros lugares turísticos cercanos



¡Comparte!


ALOJAMIENTOS EN SAN VICENTE DE LA BARQUERA