CALATAÑAZOR » Qué ver y hacer en esta atractiva villa de Castilla y León

En la Provincia española de Soria, perteneciente a la comunidad de Castilla y León, se encuentra una atractiva villa: Calatañazor, ubicada cerca de la orilla del Río Milanos.

Como todo poblado medieval, tiene su Castillo encaramado en una loma, vigilando todo a su alrededor, especialmente el Valle de la Sangre, lugar emblemático donde cuenta la historia, se libró una cruenta batalla. Además, su muralla, en algunos lugares en muy buen estado, nos da la sensación que todo el conjunto parece estar escondido en un entorno natural envidiable.

¿Por qué visitar Calatañazor?

Los escasísimos habitantes de este peculiar pueblo en Soria, mantuvieron desde el principio de su historia el mismo talante, por lo cual nada cambió ni se modernizó en las viejas estructuras de piedra y madera.

Sus casas siguen siendo las mismas con sus inmensos portones, ubicadas a la vera de una sola calle principal, que indubitablemente nos lleva a las alturas donde está su Castillo y murallas.

Indiscutiblemente, hay que disfrutar de la belleza, paz y soledad de este lugar, sin ninguna prisa.

Monumentos y sitios de interés

Antes de entrar al pueblo de Calatañazor, el cual vislumbramos a la distancia, veremos las ruinas de la Ermita de San Juan Bautista, de la cual sólo quedan algunos muros y el arco.

Entramos a esta mágica aldea de Calatañazor, un pueblo de Soria, por la Calle Real, y allí está la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad.  Ya se vislumbra la sorpresa que nos depara el lugar: las vistas hacia el Castillo y las murallas.

Recorrer en subida esta Calle Real, nos permite ver las centenarias casas de adobe y piedra, sostenidas por columnas de madera de sabina, y las curiosas chimeneas cónicas que le dan ese sabor medieval que buscamos, además de andar por las calles empedradas que han visto mucha historia.

Seguimos nuestro camino hacia la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo, imponente, sobria y ricamente decorada en su interior. Se presume que el órgano que guarda, es el más antiguo de España.

En sus alrededores se llevaron a cabo excavaciones arqueológicas, dando como resultado el descubrimiento de varios sepulcros y osarios que se sospecha datan del Siglo XI, así como el hallazgo de un grupo de monedas fechadas entre el Siglo XI al Siglo XVI, asociadas a rituales funerarios.

También alberga un Museo que custodia una exquisita colección de pinturas, tallas barrocas, pergaminos de los Siglos XII y XV, así como objetos de plata, entre otros.

Y enfilamos hacia el Castillo, o lo que queda de él, allí en la cumbre, regalando unas vistas espectaculares. Todavía se mantienen en pie algunas paredes, la Torre del Homenaje, y buenas secciones de su muralla. Acá, en la llanura del Valle de la Sangre, cuenta la leyenda, se libró la batalla donde “Almanzor perdió su tambor”, es decir, perdió la batalla para luego morir.

Otros lugares de Calatañazor que debes conocer

Antes de llegar al Castillo, veremos el Busto de Almanzor, con una breve historia referida a este militar musulmán que forma parte de la historia y leyendas de este peculiar lugar, y también muy cerca la Plaza Mayor, pequeña como el pueblo mismo.

En ésta destaca el Rollo de Justicia, monumento de piedra que tenía como función marcar los límites de la jurisdicción del pueblo, pero además fungía de picota, ya que allí se exponía públicamente a los transgresores, y eventualmente se les podía ejecutar.

La villa también tiene un pequeño museo de tradiciones, en el cual se exhiben objetos de la vida rural y cotidiana de sus antiguos moradores.

Los alrededores del encantador pueblo de Calatañazor, están poblados de bosques de sabinas, enormes árboles de madera muy dura, que no se pudren y a los cuales no les cae termita. Con esta madera se construyeron las casas del poblado, pero actualmente este sabinar se encuentra protegido.

También podemos visitar el nacimiento del Rio Abion en la Fuentona de Muriel, a escasos 5 kilómetros del pueblo, hermoso paraje con exuberante vegetación.

Fiestas y Gastronomía en Calatañazor

Este pueblo apartado y prácticamente solitario, tiene pocas festividades importantes. No obstante en el mes de julio se celebran las festividades a Santa Isabel, Patrona del lugar. En el mes de septiembre las Fiestas Patronales se hacen homenajeando al Santo Cristo del Amparo.

Durante el mes de agosto, se organizan eventos de música medieval, y para el mes de noviembre se llevan a cabo las Jornadas Mozárabes, donde los visitantes disfrutan de comidas tradicionales árabes y castellanas, para finalizar paseando en las noches por el pueblo a la luz de antorchas.

La gastronomía, por su lado, tiene como plato estrella el asado de cordero o lechón, acompañado de setas y morcillas, con un buen vino, para finalizar con rosquillas o sobadillos.

El excelente estado de conservación de la villa de Calatañazor, manteniendo su auténtica arquitectura medieval, hace que nuestro paseo al pasado en este Conjunto histórico-artístico, lo disfrutemos en la soledad de sus calles empedradas, y nos montemos en las alas de la colonia de buitres, que todavía custodian su castillo, los riscos, y su campo de batalla.


¡Comparte!