OROPESA » Un hermoso enclave a los pies de la Sierra de Gredo

El precioso y enigmático pueblo de Oropesa, está situado al pie de la Sierra de Gredo, en la no menos hermosa provincia manchega de Toledo, y muy cerca del Río Tajo. Así nos recibe este poblado con llanuras espectaculares, monumentos históricos grandiosos, que nos muestran el paso de visigodos, cristianos y árabes por estas tierras de Dios.

¿Por qué visitar Oropesa?

Este paraje se convertirá en el favorito de nuestras andanzas porque recorrer sus calles empedradas nos llenará de muchas historias, leyendas y curiosidades. Como todo Castillo, se asocia a una princesa, y es así que cuando viajamos a lo caminado con este paseo, lo que hacemos realmente es disfrutar el presente, forjando nuestros recuerdos.

El pequeño poblado, no deja de ser muy interesante, así que empecemos la travesía por el fascinante caserío medieval de Oropesa, un pueblo de Toledo.

Monumentos y sitios de interés

Este atractivo lugar, nos invita a visitar su Castillo, ubicado en el tope de un cerro; lugar con vistas alucinantes sobre la llanura manchega y el hermoso pueblo de Oropesa.

El conjunto monumental está formado por dos edificaciones: el Castillo viejo y el Palacio nuevo.

Del Castillo viejo se sabe que fue construído alrededor del Siglo XII por los árabes sobre las ruinas de una obra romana, y también recibe el nombre de Palacio de los Alvarez de Toledo. De él llama la atención la Torre del Homenaje, que se muestra, imponente y elegante con el escudo de la familia; igualmente tiene una escalinata muy llamativa.

Por su lado, el Palacio nuevo, es mucho más elegante, construído en el Siglo XV por los Condes de Oropesa, para hacerlo su residencia; desde 1930 estas obras arquitectónicas se convirtieron en Parador Turístico.

Caminamos un poco y llegamos a la Parroquia La Asunción de Nuestra Señora, muy cerca de la Plaza de la Constitución. Declarada Bien de Interés Cultural, se encuentra en la antigua Plaza de los Defensores de Alcázar, con una fachada sobria pero muy elegante, y un hermoso campanario.

A la vuelta encontramos el Convento de Nuestra Señora del Recuerdo con fachada del Siglo XVII; desde aquí observamos el pasadizo de los Condes de Oropeza, lugar que une el Castillo con esta Iglesia.

Muy cerca, en la Calle Compañía se ubica el Antiguo Colegio de los Jesuítas, que consta de Colegio e Iglesia (la de San Bernardo) desde 1590, y es un Monumento de Interés Cultural. Esta obra fue mandada a construir por Francisco Alvarez de Toledo, Virrey de Perú.

Por la Calle de Las Monjas, llegamos a la Plaza del Navarro, lugar de reunión de los “oropesanos”. Su elemento más distintivo es la Torre del Reloj, lugar privilegiado en cuyas alturas, anidan las cigüeñas.

Otros lugares de Oropesa que debes conocer

Bordeando el recinto amurallado, continuamos nuestro recorrido por la Plaza del Navarro, donde llama la atención la antigua Biblioteca Popular, con su original fachada decorada de azulejos.

 

Igualmente, es muy interesante pasar por el frente de la antigua Casa Consistorial, hoy Ayuntamiento¸ edificio del Siglo XV con sus hermosos arcos soportados por columnas.

En la Calle Cristo, veremos otra edificación dedicada al culto, como el Monasterio del Santísimo Cristo de las Misericordias; ocupado por las monjas Agustinas Recoletas, que dentro de su clausura producen finas piezas de cerámica.

En las afueras de Oropesa, todavía podemos visitar, por ejemplo, el Convento de los Franciscanos, y la Ermita de Nuestra Señora de Peñitas, Patrona de este peculiar poblado.

Cerca de la Plaza de los Moros, pasaremos por la Casa Museo de San Alonso de Orozco, Obispo y literato natural de esta ciudad. Es digno de mencionar su sencilla capilla y las distintas estancias ubicadas en la planta baja, de la que fue casa natal de este santo.

Gastronomía y Fiestas en Oropesa

Este lugar manchego, referente de la España profunda e indomable, nos guiará con su deliciosa cocina, para que no olvidemos nuestro paso por acá. Resalta el pucherete del Virrey, preparado con chorizo, lomo y col. También la perdiz al escabeche, o la liebre con setas. Para dulces la tarta del Beato, los suspiros o las roscas de candil.

Las festividades son sencillas, es así que las Fiestas Patronales se ofrecen en el mes de septiembre; mientras que para noviembre es el Día del Calbote, donde los vecinos pasan el tiempo en el campo.

Pero las más importantes se dan en el mes de abril con las Jornadas Medievales, días en los cuales los lugareños y visitantes, se visten con trajes de época para revivir las historias y leyendas antiguas, en el propio Castillo.

Conocer las entrañas de Oropesa, nos permite hacer todo un viaje y dejar que se detenga el reloj del tiempo; este pueblo lleno de princesas, beatos, santos y príncipes, supo de luchas por el poder y por el amor.

No en balde, la leyenda de la doncella nos enseña “cuánto oro pesa esta dama”, y así sentir que la hemos liberado para que pueda transitar en paz y a su antojo, por las tranquilas, silenciosas y solitarias calles de Oropesa de Toledo.


¡Comparte!