HELLÍN » Un lindo rincón castellano manchego entre almendros y viñedos

La provincia del Albacete, ubicada en Castilla-La Mancha guarda la historia más remota, y al mismo tiempo más reciente de una espectacular ciudad, aquella que se conoció en sus inicios como “Ilunum”, y que hoy en día existe bajo el nombre de Hellín.

Este es un espacio, que se ubica en una inmensa llanura llena de viñedos y almendros, con unos yacimientos arqueológicos impresionantes, oportunidad de pasear al aire libre, y para mejorar la experiencia, hasta un extraordinario volcán.

Tenemos todo tipo de vivencias en la palma de la mano, que no debemos desatender, ni dejar de disfrutar. En realidad, visitar este poblado, resulta en un gran aprendizaje.

¿Por qué visitar Hellín?

Recorrer esta comarca implica experimentar una diversidad de emociones al explorar el casco histórico y reencontrarnos con aquellas viejas pisadas; disfrutar del aire limpio y oloroso de las campiñas que rodean a esta urbe, centenaria y al mismo tiempo moderna.

Sus espacios naturales, ocupados por los ancestros, resultan de un valor incalculable, así que lo que debemos hacer es dejarnos llevar de la mano de la imaginación, y que sea ésta la que guíe nuestros pasos, en este viaje cruzado, donde el pasado y el futuro nos esperan.

Monumentos y sitios de interés

Vamos a conocer lo menos viejo de la ciudad de Hellín; nos disponemos a ir hasta la Plaza de La Iglesia, anterior Plaza Mayor, donde se encuentra el moderno edificio del Ayuntamiento.

Al frente, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, monumental edificación construída en el Siglo XVI; después de detallar su hermosa fachada ingresamos por unas escalinatas, y en su interior resalta la decoración y la imagen de la Virgen de los Dolores, también llamada la Dolorosa de Hellín.

Detrás de ella, en la Calle El Cinto, se ubica la Ermita de Nuestra Señora del Rosario, que tiene una fachada muy curiosa, y una hermosa torre.

Si caminamos por la Calle El Rabal, la más movida del pueblo, nos desviamos hacia la Calle Los Caños, y allí está la Casa Macanaz, que perteneció a esta noble familia, con larga tradición en el pueblo iniciada por Don Melchor Macanaz, quien era el encargado de los asuntos diplomáticos del rey Felipe V.

Si tomamos la Calle Bernales, llegamos a lo que antiguamente era la judería, y allí se ubica la Ermita de San Rafael, construcción muy sencilla del Siglo XVII, que contiene en su interior la imagen del Arcángel Rafael, Patrono de Hollín, un pueblo de Albacete.

A lo largo del paseo, encontramos casas señoriales, junto a construcciones un poco más modernas, lo cual dá un ambiente inusual a la hermosa villa.

Y en el Barrio del Castillo, se encuentran los vestigios de la fortaleza, que en algún momento existió acá. Actualmente estos restos están integrados a las residencias, formando parte de sus contornos.

De sus antiguas murallas urbanas, destacan el Arco del Salvador, así como la Puerta de Alcaraz.

Otros lugares de Hellín que debes conocer

Otro lugar interesante, es el Monasterio de los Franciscanos, cuya construcción se inicia finalizando el Siglo XVI. De él diferenciamos dos áreas: la Iglesia, y la zona propia del Claustro.

Actualmente, la edificación se encuentra totalmente rehabilitada, recuperando así el esplendor de tiempos pasados.

Más afuera del casco histórico se ubica la Iglesia del Sagrado Corazón, lugar que invita a la reflexión, la tranquilidad y al recogimiento espiritual.

Además, la historia dejó su huella honda y profunda en Hellín, en el Parque Arqueológico Tolmo de Minateda, quizás el más importante yacimiento arqueológico de toda Albacete.

Ubicado a tan sólo 12 Km de la ciudad, este conjunto de pinturas rupestres fue declarado Patrimonio de la Humanidad; en ese espacio veremos al hombre prehistórico plasmar su realidad en dibujos de figuras humanas y escenas de caza. Se calcula su antigüedad en algo más de 3.500 años.

Y, en la Sierra de las Cabras, veremos unos inmensos riscos, horadados, en cuya cúspide está el Volcán de Cancarix, monumento natural a pocos kilómetros de Hellín. Hay lugar para dejar aparcado el auto, y subir a pie hasta el cráter. Un paisaje alucinante.

Gastronomía y Festividades en Hellín

Típicamente murciana, es la cocina de los “hellineros”, por lo cual es normal comer arroz con conejo y caracoles, así como las migas, los andrajos, o el gazpacho manchego. La dulcería obliga a probar los “caramelos de Hellín”.

También la celebración más importante para esta ciudad, es la Semana Santa, período durante el cual las tamboradas suenan todas las noches acompañando las procesiones de las cofradías.

Su punto culminante es el Domingo de Resurección, cuando la Dolorosa y Cristo Resucitado tienen su encuentro.

Igualmente significativas son las celebraciones, en el mes de octubre, en honor a la Virgen del Rosario, Patrona de la localidad, y las Fiestas de San Rafael, Patrono de la ciudad, que incluye un mercadillo medieval.

La sensación de recorrer caminos andados y taladrados por miles y miles de personas, a lo largo de la historia de Hellín, no deja de sorprender. Casi podemos sentir aquello que vivieron durante épocas prehistóricas o en el Medioevo.

Repasar esta parte de nuestra historia y cultura, nos hace sentirnos atraídos por este lugar y descubrir mucho más. Anímate, y prepárate a conocer este rincón albaceteño. No tiene desperdicio.


¡Comparte!