LUARCA » Un destino imprescindible en tu visita al principado asturiano

El litoral de Asturias, al norte de España, nos envuelve en sus mágicos puertos, donde el azul del mar compite con el intenso verde de sus campos. Y es justamente allí, al oeste del Principado, donde nos espera Luarca, un paraíso excepcionalmente hermoso.

Este pueblo típicamente marinero, se envuelve en las brumas de las montañas asturianas, posee un patrimonio arquitectónico especial, y es cuna de un Nobel de Medicina que nació en este paisaje idílico.

Además de su gastronomía, tiene las playas y acantilados más espectaculares, que lo hacen destino obligado para todos los turistas.

¿Por qué visitar Luarca?

Este puerto marino es visita necesaria, al menos una vez en la vida, porque tienes todas las fotos de postal: casas encaramadas en lomas que miran al mar, donde el jardín trasero son las colinas llenas de todos los matices verdes, dignas de la paleta de un pintor.

Su historia, y recuerdos de antaño se mantienen en las casas de verano. Las calles nos ayudan a recorrer los siglos de mitos y leyendas que también acá se forjaron. Dondequiera que pises, la nostalgia de aquellos tiempos nos invade.

Te acompaño a recorrer, sin prisa, el precioso poblado de Luarca, un fascinante e inolvidable pueblo.

Monumentos y sitios de interés

Antes de entrar a la villa, observamos la hermosa Ermita de La Regalina, ubicada en un punto frente al mar. Ya nos indica todo lo que vamos a ver, de aquí en adelante.

Nada más llegar, nos vamos directo a la Ermita de Nuestra Señora la Blanca, ubicada en una atalaya desde la cual tendremos unas hermosas vistas del pueblo y el horizonte marino.

A un costado está el faro, que con sus luces, orienta a los barcos durante la noche.

A pocos pasos están los cañones de defensa, o “Guardianes de Hierro”¸ que consta de la colección de artillería propia de Luarca, y así conocemos de la defensa histórica de este puerto.

Igualmente encontramos el Cementerio, espacio con lápidas blancas y perfectamente cuidado. Se considera el cementerio más bonito del mundo, por su extraordinaria ubicación.

En él se halla la tumba del Dr. Severo Ochoa, quien nació en esta villa, y fue Premio Nobel de Medicina en 1959.

Caminando al poblado, pasamos por el Barrio del Cambaral, de origen medieval, con callejuelas estrechas y casas de fachadas blancas que enfrentan al mar. Desde aquí podemos bajar al puerto, y esperar a los pescadores que regresan de la faena.

Allí se ubica el Mirador, con las vistas más privilegiadas de esta villa.

Callejeando llegamos al Paseo del Muelle, para visitar la Iglesia de Santa Eulalia, que nos acompaña desde el Medioevo. Su interior es sobrecogedor, y guarda hermosos retablos.

A pocos metros está el Barrio Pescadería, también de origen medieval, al cual llegamos tras cruzar el puente del beso; sus calles son estrechas, empinadas y laberínticas, con las mejores vistas al mar y a la Atalaya desde el Mirador de El Chano, y la Ermita de San Roque.

Otros lugares de Luarca que debes conocer

En el Barrio Villar, ubicado en el centro de Luarca, un pueblo de Asturias, se pueden ver las casas indianas, suerte de hermosas mansiones, construídas por aquellos que se fueron a “hacer las Américas” a finales del 1800, y regresaron a hacer estas obras de arte.

Entre otras, destaca la Villa Tarsila, una bella residencia veraniega, con fabulosos jardines y murales en paredes y techos internos.

Otras magníficas casas indianas, son Villa Rosario o Villa Barrera, también resaltan la coqueta Villa Excelsior con su torre cubierta de azulejos, o Villa Cristina de estilo francés.

Son llamativas  las playas que acá se encuentran para el disfrute del sol y del mar. Próxima a la villa está la Playa de Tourán, ubicada en una ensenada con un islote muy particular.

De las playas urbanas, tenemos, en la desembocadura del Rio Negro, las denominadas Primera y Segunda Playas de Luarca.

Igualmente, es recomendable visitar los Jardines de la Fonte Baixa, el mayor parque botánico privado de España. El acceso es público, y es por ello que podremos ver árboles y especies centenarias¸ además de varios miradores y estanques de agua.

Festividades y Gastronomía en Luarca

Las festividades se viven intensamente en este pueblo marino, es así que en Semana Santa, el día más vivido es el Jueves Santo por la noche, con la Subida del Nazareno.

El último domingo de julio se efectúa la Fiesta de la Vaqueirada, la más autóctona de Asturias, mientras que en agosto se llevan a cabo las Fiestas de Nuestra Señora del Rosario, donde los botes se llenan de flores y banderas, e incluye la típica sardinada.

Contundente y deliciosa también es la comida que sale de los fogones en Luarca, es así que podemos comer el pescado fresco del día, y platos tradicionales como la caldereta de pescado, la fabada, o las empanadas de angulas. De la tierra, las setas, el maíz y las patatas.

Es difícil abandonar el fantástico poblado de Luarca, sin un dejo de nostalgia. Villa apacible y tranquila, coqueta y alegre nos permite seguir descubriendo los encantos de sus rincones, así como lo hacen los andantes del Camino de Santiago que pasan por aquí.

Las tradiciones, costumbres y cultura se hacen realidad en ésta, la “Villa Blanca de la Costa Verde”.


¡Comparte!