SAMOS » Descubre este mágico destino en tierras lucenses

Las carreteras de la Provincia gallega de Lugo nos llevan hasta el conocido pueblo de Samos, donde se encuentra uno de los templos religiosos más importantes de toda Galicia.

Al formar parte del Camino de Santiago Francés, nos regala de igual manera unos paisajes impresionantes, llenos de frondosa vegetación.

Además, el río Oribio lo cruza de un extremo al otro, mostrando en algunas de sus orillas interesantes lugares.

¿Por qué visitar Samos?

Qué ver y visitar en Samos, Lugo. Interior Monasterio de San Xulián de Samos. Foto por Lmbuga. Wikimedia Commons.

El municipio de Samos tiene todas las posibilidades, resultando un destino atractivo, sobre todo para los turistas que buscan espacios naturales de paz y calma, por lo cual, el senderismo garantiza estos paseos espectaculares, al conocer la Sierra del Oribio o el Valle de Lóuzara.

Aunque es una villa pequeña, su historia está íntimamente ligada al monasterio de San Julián, donde los peregrinos han pisado estos caminos durante muchos siglos.

Y para completar nuestra estadía, la tierra ofrece productos de gran calidad, y las aguas del río nos regalan las anguilas y truchas, que son parte fundamental de la dieta samiense.

Monumentos y sitios de interés

Qué ver y visitar en Samos. Iglesia de la Abadía de Samos. Foto por Jaccroube. Wikimedia Commons.

Nos proponemos conocer las edificaciones, que son paso obligado para los que “hacen el camino”.

Nos vamos hasta la Capilla del Salvador, probablemente la más antigua de la localidad, construída con lajas de piedra, allá por el Siglo X. Se presume que pudo haber sido “…una celda monástica…”. En su interior se aprecian unos frescos.

Adosado, se halla un gran ciprés, árbol multicentenario, considerado entre los 50 más notables de España. Por ello también se le conoce como la “capilla del ciprés”, y se le considera Monumento Nacional desde 1944.

Aproximadamente a 100 metros de este lugar, se encuentra el Real Monasterio de San Julián, abadía benedictina levantada en el Siglo VI, y con una importante historia para Samos y la religión católica en general.

Qué visitar en Samos. Monasterio de San Xulián de Samos. Foto por José Antonio Gil Martínez. Flickr.

Tiene casi 1500 años de vida religiosa, y muchos hombres pasaron por él. Sus edificios sólidos, pero al mismo tiempo elegantes, aportan mucho a esta obra monumental, que todavía sigue siendo el convento habitado más antiguo de España.

Este complejo arquitectónico sorprende por su grandiosa fachada sin torres. Se ven las estatuas de San Julian, San Benito y Santa Basilisa.

La escalera de acceso es grande, refinada, y data del Siglo XVIII.

En el interior, profusamente decorado, resalta el órgano con casi 4000 tubos.

Tiene dos tremendos claustros; el “grande”, llamado del Padre Feijoo, que conserva una estatua de el monje que fue habitante de este lugar, y el claustro “chico”, conocido como el de las Nereidas, con su hermosa fuente barroca. Hacia el patio se abren la cocina y la biblioteca.

Sumado a toda la belleza propia del lugar, el espacio cuenta con hospedaje gratis para los caminantes, y habitaciones económicas para el resto de los visitantes.

Otros lugares de Samos que debes conocer

Visita Samos. Praderas y campos. Foto por Lynx7777. Wikimedia Commons.

Nuestro interés por disfrutar de la naturaleza, igualmente nos lleva a recorrer las orillas del río Sarria. A nuestro paso llegaremos a pequeños caseríos cercanos, pasando por distintos puentes y molinos, que dan una nota extra a todo el trayecto.

El valle del rio Lóuzara, presenta grandes contrastes entre sus praderas, así como sus estupendas sierras. Los grandes árboles incluyen abedules, robles, castaños y pinos.

De la fauna resalta las truchas y las anguilas, de la misma manera que perdices, garzas y cigüeñas. También podremos ver nutrias, ardillas, comadrejas o al gato montés.

Qué ver en Samos. Interior Capilla del Ciprés de Samos. Foto por Davidh820. Wikimedia Commons.

Nos comentan los vecinos, que los vientos son tan buenos, que existe la posibilidad de practicar parapente con mucha seguridad.

Pero si nos interesa explorar cavernas, a 16 kilometros de Samos, un impresionante pueblo de Lugo, podemos acudir, previo permiso, hasta la Cova do Carballo, donde veremos hermosas grutas y formaciones esculpidas por el agua, durante miles de años. El acceso está muy restringido, para evitar daños.

Festividades y Gastronomía en Samos

Qué ver en Samos. Real Monasterio de San Julián. Foto por Certo Xornal. Flickr.

El calendario festivo de la villa de Samos, está principalmente ocupado por las festividades dedicadas a Santa Basilisa, durante el mes de enero. En el mes de julio, San Benito comparte su celebración con el Día del Peregrino.

El segundo domingo de agosto, se lleva a cabo la Feria de la Artesanía local.

Visita Samos en Lugo. Louzara en Samos. Foto por Desancristovo. Wikimedia Commons.

La mayoría de los samienses se dedica a la agricultura o a la ganadería, siendo éstos los principales sustentos familiares. Por ello no es de extrañar, que las cocinas estén llenas de productos frescos de la huerta, como legumbres y verduras.

Su platillo más tradicional es el caldo gallego, sin dejar de lado los chuletones o churrascos. No faltan las morcillas, chorizos, o truchas.

Es imposible resistirse a un buen trozo de empanada gallega, que se acompaña con un buen vino.

Para completar, pedimos de postre un bizcocho o las reconocidas filloas.

Haber llegado a saber que existe un pueblo fascinante como Samos, tanto por su historia como por su arte, es un auténtico descubrimiento.

Las leyendas que se suceden alrededor de este tramo del Camino de Santiago, hace que los peregrinos y los turistas, sientan con total intensidad, la devoción que se respira por los cuatro costados de esta bella villa.


Calificación del lugar

0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Opiniones

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

➜ Añadir tu opinión sobre este lugar


Otros lugares turísticos cercanos



¡Comparte!