ELCIEGO » Una hermosa villa rodeada de viñedos, en la Rioja alavesa

En esta ocasión, vamos a recorrer una comarca muy singular.  Ubicada en la Rioja alavesa, la hermosa villa de Elciego, nos brinda la posibilidad de conjugar pasado con futuro, disfrutar de los mejores “caldos” de todo el mundo, en un ambiente campestre pero lleno de mucha historia.

Su Plaza Mayor, está llena de viviendas muy sobrias, de las familias nobles, cuyo estilo responde al auge económico que se vivió en el Medioevo.

Pero, lo que ha mantenido vivo el espíritu de Elciego, es su tierra rica para el cultivo de las vides, y por supuesto el vino; no en balde se le ha bautizado como la ciudad del vino.

Te invito a explorar estos lares, recorrer y hartarnos de tanta casa de piedra, y probar, en el mejor sentido, la vida de esta comunidad alavesa.

¿Por qué visitar Elciego?

No es lo mismo, hablar de Elciego, que estar allí en primera persona, viviendo y saboreando, con todos los sentidos avispados, la nobleza de este pequeño, pero muy rico poblado.

Pasear por su casco histórico nos llevará a otros tiempos de fortuna y opulencia; visitar sus campos llenos de vides y catar sus productos finales, nos elevará a la gloria.

Así que pongamos nuestro ánimo en la carretera, y vamos al norte de España, al País Vasco, que en Álava, nos espera Elciego, la “villa de por sí e sobre sí”.

Monumentos y sitios de interés

Vinimos a llenarnos de opulencia, y a revivir la vida de los nobles de hace muchas lunas atrás.

Nos concentramos en el lugar de mayor abolengo: la Plaza Mayor.

En ella veremos una buena muestra de las casas señoriales; empezamos por el Ayuntamiento, hermosa estructura construída en el Siglo XVIII. Su fachada muestra el escudo de Felipe II, y unas bellas balconadas de hierro forjado.

Igualmente veremos al frente, la Ermita de la Virgen de la Plaza, terminada en 1765 por aportes de toda la comunidad. Su exterior es fascinante, y en el interior se resguarda la imagen de la Patrona del pueblo.

Volteamos la mirada hacia la Casa-Palacio Ramírez de la Piscina, que realmente son dos edificaciones, culminadas en los Siglos XVII y XVIII. Presentan en su fachada el escudo de armas de la familia.

A pocos pasos, en la Calle del Norte, se ubica la Casa de los Hierros, lugar donde nació Francisco Navarrete Ladrón de Guevara, Arzobispo de Burgos. De ésta resalta el trabajo en herrería de sus balcones.

Allí cerca encontramos la Casa de los Maestros, actualmente Oficina de Turismo y Biblioteca. Algunos pasos más allá se halla la Plaza del Crucero, en la cual se encuentra una cruz de piedra, y en su pedestal, grabadas las figuras de los 4 Evangelistas.

Tomamos por la Av Marqués de Riscal, y en su parte más alta estaremos frente a la Picota, el rollo de justicia que era la insignia de autoridad en la villa.

Seguimos nuestro andar para buscar la Iglesia de San Andrés.

Este hermoso templo, curiosamente está ubicado en las inmediaciones del río, lejos de la Plaza Mayor. Es una imponente obra del Siglo XVI, de la cual llaman poderosamente la atención sus dos Torres. En su interior, los frescos del Siglo XVIII, decoran las paredes.

Otros lugares de Elciego que debes conocer

En la Calle Capitán Gallarza, se encuentra la Casa-Palacio Zárate Nabar del Siglo XVIII, donde también se destaca la hermosa herrería de sus balcones.

En las adyacencias de Elciego, un pueblo de Álava, se descubrieron unos yacimientos arqueológicos, en los que se observa un “dolmen” al que bautizaron con el nombre de la La Chabola de la Hechicera; se desconoce si su uso era funerario o religioso.

Pero los amantes del vino tienen acá la posibilidad de visitar las bodegas de connotadas firmas, siendo la más conocida la de Marqués de Riscal, dentro de una rocambolesca Casa del vino.

Esta estructura, estrambótica y futurista es obra del reconocido arquitecto Frank Gehry; el mismo alberga las instalaciones, bodegas, e incluso un hotel.

Gastronomía y Festividades en Elciego

Los platos típicos forman parte de la mesa de los elcieguenses. Es así que procuran servir chuletas de cordero, pescado a las brasas, o pimientos del piquillo; igualmente se esmeran con las alubias o las acelgas rellenas.

Indiscutiblemente, el acompañante es el vino, mimado en estas tierras prodigiosas.

El ambiente festivo, se siente muy especialmente durante las Fiestas Patronales, en honor a la Virgen de la Plaza, que se llevan a cabo el 8 de septiembre.

Mientras tanto en julio son las fiestas de Santa Isabel, y en noviembre, una vez que acaba la vendimia se reúnen para celebrar el día de  “Acción de Gracias”.

El singular pueblo de Elciego, hace una auténtica oda al vino, y además guarda un estupendo patrimonio arquitectónico, con todas esas casas señoriales. Su paisaje lleno de viñedos es una delicia para todos los sentidos.

Vamos a visitar, y a darle calor a esta hermosa villa, que a cambio, sus habitantes nos harán disfrutar de su cultura, tradiciones y costumbres, muy solariegas.


¡Comparte!