RASCAFRÍA » Descubre el atractivo de este pueblo serrano

A poco más de una hora de Madrid, en plena Sierra de Guadarrama, y teniendo como patio vegetal el Valle del Lozoya, se encuentra Rascafría, un auténtico pueblo de la serranía, cuyas calles se recorren con total tranquilidad.

Su privilegiada ubicación, nos permite disfrutarlo en un estupendo entorno natural, con unos paisajes únicos en la localidad.

¿Por qué visitar Rascafría?

Qué ver y visitar en Rascafría, Madrid. Foto por DavidDaguerro. Wikimedia Commons.

Los tesoros patrimoniales que todavía se mantienen en pie, mostrándose en todo su añejo esplendor, invitan a volver, en las hojas de la historia pasada, a recrear escenas emotivas.

Rascafría es mucho más que bonitos monumentos y paisajes fascinantes; la esencia de su gente en las costumbres y hasta en sus leyendas, hablan de unos pobladores ingeniosos y amables.

Monumentos y sitios de interés

Empezamos a recorrer las calles de Rascafría, para deleitarnos con el ambiente que se respira en la Plaza de la Villa, la más céntrica y popular de este poblado.

Qué ver y visitar en Rascafría. Iglesia de San Andrés en Rascafría. Foto por DavidDaguerro. Wikimedia Commons.

Allí vemos el edificio del Ayuntamiento, que data de principios del Siglo XX, pero se comenta, que se construyó sobre las ruinas de la antigua Casa Consistorial. Resalta por sus llamativos colores y la espadaña con campana.

En la Plaza se sitúa el muro con “citas para recordar”, donde leeremos frases cortas de diversos poetas, al lado de una pequeña fuente.

A pocos pasos, en la Plaza de España, se encontraba el legendario olmo, que acompañó a los pobladores de Rascafría hasta su muerte súbita, en el año 2000, cuando se desplomaron, ya vencidas por los siglos, sus grandes ramas y su tronco.

Cerca, nos tropezamos con la Plaza de Manola, y ella, una escultura femenina, una obra construida en homenaje a las rascafrienses, que bajaban hasta el arroyo Artiñuelo para lavar las ropas. Un coqueto puente une las dos riberas de esta corriente de agua.

Qué ver en Rascafría. Monasterio de Santa María de El Paular. Foto por Carlos Delgado. Wikimedia Commons.

Entre tanto, nos sentamos un rato para escuchar el paso del río, y a las aves que por allí suelen anidar.

Y continuamos callejeando por este cautivante pueblo de Madrid, llegando a la Iglesia de San Andrés Apóstol, la cual probablemente se levanta por el año 1500. Su exterior es modesto, pero en su interior vemos piezas litúrgicas, como la pila bautismal, y especialmente la escultura del Cristo Yaciente, del Siglo XVII, que tiene sus brazos articulados, sumamente llamativa.

Si caminamos un poco, hasta la Plaza de los Trastámara,observamos La Casona, una de las residencias civiles más antiguas de la villa, en cuya fachada se observan algunos elementos que corresponden al Siglo XIV.

Otros lugares de Rascafría que debes conocer

A poco más de 2 kilómetros, y paseando por la Avenida del Paular, la vía nos conduce hasta el Monasterio de Santa María del Paular, el más hermoso de la comarca.

Rascafría en Madrid. Foto por Olga Berrios. Flickr.

En 1390, Enrique II de Castilla ordena su construcción, convirtiéndose en la primera Cartuja de lo que era el Reino de Castilla, y por más de 450 años, fue hogar de monjes Cartujos. En la actualidad lo habitan los Benedictinos, quienes se ocupan de su cuidado y mantenimiento.

El Monasterio tiene una interesante historia, ya que fue una importante empresa comercial e industrial. Allí se instaló la fábrica de papel, y con su producto se realizó la impresión de Don Quijote, en su edición príncipe.

Igualmente, existió una explotación de madera, crianza de ovejas, además de un molino harinero.

Cuando accedemos al interior, los propios monjes sirven de guía para la visita. La Iglesia nos recibe con una extraordinaria fachada. El fantástico retablo ocupa un inmenso espacio, donde se representan algunas escenas muy realistas.

Qué ver en Rascafría. Río Lozoya. Foto por @JJFarquitectos a través de Twenty20.

En el atrio de la monjía, se exhiben los cuadros de Carducho.

En la Capilla Capitular, llama la atención el retablo barroco con la imagen de la Inmaculada, mientras que en el Tabernáculo, las dos estancias se separan, por una mampara de colores rojo y dorado sumamente atractiva.

Frente al complejo se encuentra el Puente del Perdón, del Siglo XVIII, que ayuda a salvar las aguas del río Lozoya, y comunicaba con la fábrica de papel.

Las áreas naturales que custodian el pueblo de Rascafría, son entre otras, el arboreto Giner de los Ríos, con una completa colección de árboles. De la misma manera, encontramos el Bosque Finlandés, otra zona arbolada con un precioso lago.

Asimismo, hallamos el Pinar de los Belgas, también conocido como “serrería belga”, auténtica entrada a una joya ecológica.

Festividades y Gastronomía en Rascafría

Muchos eventos se suceden a lo largo del año en la villa de Rascafría, pero en agosto celebran a lo grande sus Fiestas Patronales, en honor a la Virgen de Gracia y a San Roque, donde los vecinos se lucen preparando la tradicional caldereta con carne de toro.

Río Lozoya en Rascafría. Foto por Diego Sanz Siguero. Wikimedia Commons.

El otro atractivo de la localidad es su cocina, donde destacan las carnes y las piezas de caza; los productos que ofrecen los campos cercanos, incluyen setas, hierbas aromáticas y frutos silvestres.

La espléndida tierra de Rascafría, tiene mucho que ofrecer a los visitantes. Paisajes que seducen, a parte de un rico patrimonio cultural e histórico, que atrapa las miradas.

Visita Rascafría, pueblos más bonitos de Madrid. Foto por Javier Lastras . Wikimedia Commons.

Sus recorridos llenos de encanto, nos han llevado a descubrir unos parajes desconocidos para muchos, pero que están al alcance de nuestras manos.


Calificación del lugar

0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Opiniones

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

➜ Añadir tu opinión sobre este lugar


Otros lugares turísticos cercanos



¡Comparte!